Conecta con nosotros!

Té e infusiones

Té verde y té negro: en qué se parecen y en qué se diferencian

¿Tienen las mismas propiedades el té verde y el té negro? Toma nota de las diferencias entre el té verde y el té negro para saber cuándo tomarlos.

Publicado

el

Usos del té verde o té negro

El té verde y el té negro son muy populares entre la población debido a su sabor y a sus propiedades. Aunque ambos pueden parecerse mucho en los beneficios que aportan, el té verde y el té negro tienen diferencias evidentes que van más allá del color.

La principal diferencia entre el té negro y el té verde la encontramos en su proceso de elaboración. Ambos comienzan de manera similar hasta que llega el punto del enrollado. Una vez aquí, al té negro se le añade un proceso de oxidación o aireación de los polifenoles, también llamado erróneamente fermentación, pues el único té que pasa por este proceso es el té rojo en realidad.

El té verde no pasa por este proceso de oxidación, lo que le ayuda a conservar más polifenoles, catequinas, taninos y otros componentes antioxidantes. Además, su color verde también se debe a la falta de oxidación, pues esto permite que las hojas no pierdan la clorofila. Otra de los puntos en contra entre el té verde y el té negro es que este último contiene menos antioxidantes pero a la vez más cafeína, la cual se libera durante el proceso de oxidación. Durante la oxidación también se pierden otros componentes que sí perduran en el té verde, aunque aumentan los niveles de catequinas y antocianinas.

¿Entonces cuál es mejor? ¿El té negro o el té verde?

No se trata de cuál té es el mejor. Sino que el té negro tiene unas funciones diferentes al té verde y viceversa. Lo que es importante valorar es la composición de cada uno, sus propiedades. En función de eso, podremos elegir un té u otro.

En cuanto a su composición medicinal, aunque ambos son muy beneficiosos para la salud, en realidad varían un poco. Si se comparan minuciosamente se puede observar que el té verde tiene una mayor cantidad de potasio y de hierro que el té negro. El té verde posee también mayor concentración de vitamina A y vitamina C, aunque ambos son una fuente muy insignificante si se comparan con otros alimentos. Por el contrario, el té negro tiene unos niveles más elevados de la vitamina B3, aunque la infusión debe hacerse de manera muy concentrada para que la vitamina no acabe diluida y permanezca en el organismo.

El té verde posee una densidad mayor de antioxidantes (catequinas), los cuales se ha demostrado que tienen efectos adelgazantes, ayudan a controlar el colesterol y estimulan el metabolismo al ayudar a quemar grasa (termogénesis). El té negro, en cambio, es menos antioxidante que el verde porque sus catequinas se oxidan durante el proceso de aireación. Sin embargo, esto le da propiedades astringentes que le aportan ese color rojizo oscuro. Además, tiene propiedades broncodilatadoras, lo que lo hace idóneo para que las personas que padecen de enfermedades pulmonares o asma puedan tomarlo diariamente.

Por último una de las de las diferencias más significativas se encuentra en el contenido de la teína (alcaloide) de cada uno. Pues cada té tiene una cantidad de teína diferente, y mientras que el té negro es el que más teína tiene, el té verde después del té blanco es el que menos tiene.

Más diferencias: los usos del té verde y del té negro

Tampoco podemos pasar por alto  las diferencias que existen entre los usos del té verde y los usos del té negro, puesto que cada uno tiene sus propiedades y aplicaciones. Igualmente, es importante saber qué momento del día es mejor tomar cada uno. Es cierto que tomar té negro todos los días es bueno para la salud, pero por todos los beneficios que tiene es mejor tomarlo en las primeras horas del día o hasta la tarde, pues a la hora de la noche o después de cenar, ese mayor contenido en cafeína del que hablábamos en líneas anteriores puede acelerarnos en lugar de darnos tranquilidad. En cuanto al momento del día en el que se debe tomar el té verde, en este caso no tiene tantos efectos tomarlo por la noche como en el caso del té negro, pero todo dependerá siempre de la finalidad con la que se tome.

El caso, es que los usos del té verde y del té negro se diferencian por sus ingredientes, ¿por qué? El té negro es perfecto para darnos una buena dosis de energía, por el índice de teína que tiene y por sus propiedades estimulantes que nos ayudan a concentrarnos. En cambio, el té verde tiene grandes beneficios para la piel y sus propiedades contributen a quemar grasa de manera natural y ayudan con la digestión. Y es que el té verde es bueno para adelgazar y esto junto con sus poderosos antioxidantes lo convierten en un té perfecto.

Por todo ello, podemos decir que en función de cuál sea tu necesidad o aquel aspecto que desees reforzar será mejor tomar té negro o tomar té verde, pero ahora que ya conoces sus principales diferencias, podrás saber cuándo es más correcto tomar cada uno o cuál es el más beneficioso para tu estado.

Continúa leyendo
Haz clic para comentar!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *